EXPOSICIONES

Exposiciones Individuales
Slider

1993 | “Acto Primero”. Galería de Arte Jorge Carroza López. Santiago, Chile.

DAO | Acto Primero, Catálogo 1993

Galería De Arte Jorge Carroza López. Santiago de Chile.

Pasteles sobre papel 1993

Corresponde a la primera exposición individual realizada el año 1993 a la edad de 19 años en la Galería de Arte Jorge Carroza López en Santiago de Chile, que consistió en una treintena de pasteles sobre papel.
La exposición fue realizada durante un año de trabajo, año en que Dao interrumpió sus estudios universitarios de arquitectura para realizarla.

2003 | "DAO il pittore" Galleria Marieschi. Milán, Italia.

DAO il pittore | Catálogo 2003

Galleria Marieschi. Milán, Italia.

DAO. El Pintor

por Guillermo Muñoz Vera

DAO, Daniel Aguirre-Aceval Osorio, tuvo la suerte de poder asistir a las clases de Martin Soria en Santiago de Chile desde temprana edad y de, en poco tiempo, transformarse en su colaborador más directo. Digo suerte, porque el pintor y profesor Soria, español de origen residente en Santiago desde hace mas de una década, se educó en Madrid en la antigua Academia de San Fernando, por allí por los años 70 cuando Antonio López impartía su magisterio en las aulas de la calle Alcalá. Sin embargo, mas allá de su formación en esa figuración propuesta por Lopez Garcia en su primera etapa, cuando la amistad y el compañerismo con Lucio Muñoz y otros pintores de la vanguardia del momento, seguramente le instaron a recrear su lenguaje académico a base de texturas conseguidas con la ayuda de espátulas, sopletes, restregados de navajas de afeitar y espesas capas pictóricas formadas a partir de ceras y resinas, Martin Soria entendió que la pintura es fundamentalmente pura alquimia personal, casi un ejercicio místico inseparable del hecho artístico. Por esa razón, desde el principio el joven Daniel formuló al lado de su Maestro, óleos, mediums y todo tipo de imprimaciones, entendiendo los fundamentos de la practica del oficio en su parte tecnológica de forma natural. Y no sólo eso, también adquirió conocimientos de teoría del arte, de estética y filosofía llegando a crear y dirigir una magnífica e imprescindible Cátedra de Anatomía y Figura Humana en la academia de Martin Soria.

Leer más

Los resultados saltan a la vista. Daniel Aguirre es un pintor que a sus 29 años está maduro y formado. De sus obras emana esa convicción propia del artista que demuestra el dominio de su oficio ejecutando con maestría unas composiciones donde nada queda al azar, demostrando en su solidez y claridad de lenguaje que sabe qué es lo quiere encontrar en cada obra, seleccionando con meticulosidad los elementos que incorporará al espacio pictórico. Personalmente es importante advertir esto último, y lo repito machaconamente en mis clases. Un cuadro se realiza en espacio de tiempo relativamente corto, es decir, en lo que se refiere a su propia ejecución. Mucho más tiempo, dedicación y dosis de acierto, es menester encontrar en la fase previa a la tarea de pintar, la propia concepción de la obra, en el momento en que debemos decidir qué es lo que vamos a pintar y de qué forma lo vamos a expresar.

La influencia genética de Antonio López Garcia todavía es palpable en su obra, y demuestra de forma inequívoca que la calidad de la enseñanza ejerce un papel fundamental en la formación de un artista. Su estancia en España y un contacto directo con el maestro de Tomelloso, le ha llevado a actualizar esa influencia, abandonando en poco tiempo las texturas un tanto exageradas de su primera etapa bajo la influencia de la forma de hacer del López de los afios 60 que Martin Soria llevó a Chile.

Su permanencia en el entorno de La Escuela de Chinchón, si bien se trató siempre de un artista con una base técnica sólida, le ha servido, sin embargo, para evolucionar de una forma considerable en su capacidad de síntesis e incorporar las nuevas tecnologías y los soportes digitales a la hora de concebir sus imágenes. No por ello ha renunciado al estudio de la luz y los colores analizándolos directamente del natural, a la antigua usanza, lo cual a mi juicio es correcto y coherente con el momento actual, ya que siempre el arte y la ciencia, a través de los ingenios tecnológicos, fueron de la mano en los momentos de mayor esplendor de las manifestaciones artísticas y culturales del hombre.

Actualmente Dao es el profesor adjunto en las clases de pintura que imparto en la Academia del palacio Monthermoso de Chinchón, donde nuestra Fundación tiene la sede de sus actividades, es decir, salas de clases, talleres y alojamiento a los que acuden pintores españoles y extranjeros, bien para realizar sus prácticas como alumnos regulares en fase de formación, bien como alumnos postgraduados que buscan su perfeccionamiento estudiando determinadas técnicas de la pintura actualmente en desuso o de aquellas en fase de experimentación o por descubrir.

Guillermo Muñoz Vera
Pintor y profesor
Vicepresidente de la Fundación Arte y Autores Contemporáneos

2008 | Exposición en Galería AMS Marlborough. Santiago de Chile.

DAO | AMS Marlborough, Catálogo 2008

Galería AMS Marlborough. Santiago De Chile.

Montaje Exposición en Galería AMS Marlborough. Santiago de Chile, 2008


Click en las imágenes para ampliar

Prólogos del catálogo

La familia de los retratos

por Flavio Arensi

«Tendría que ir todavía más abajo y hundirme hasta el centro mismo de las tinieblas, que muchas han de ser, para encenderme dentro de ellas. Pues que sólo me fío de esa luz que se enciende dentro de lo más oscuro y hace de ello un corazón»

— María Zambrano, La tumba de Antígona

Existe un mundo delicado en el que las personas pa- recen presencias ligeras que se rozan las unas con las otras a pequeños toques, sin molestarse. Hay estados en el alma que dejan entrever un espacio vacío en el que emerge el recuerdo del pasado, la fatal conciencia de que todo se desvanece y se marchita. A nuestras espaldas persiste una débil neblina, como un adiós sin palabras sinceras. Y hay cuadros en los que los rostros y los cuerpos de una vida emergen, cuadros en los que la realidad se deduce honestamente, hasta en la magia de un soplo que, de improviso, detiene los minutos y los segundos y no les permite avanzar más.

Leer más

Luego también las complicaciones, los temores –sobre todo- que torturan, retorciéndonos como hojas secas en otoño. A veces abandono la mirada a merced de fútiles desasosiegos lejanos que siento a través de un corte preciso, neto, mutilación incurable y lacerante que sólo duele. Ello no merma la conciencia de estar participando con mi propia existencia en algo impronunciable y, rápidamente, quisiera decir: calla, calla, no estropees con las palabras, con el oficio, la belleza de tanto éxtasis; cuando nada tiene ya sentido o definición, todo calla. Recuerdo el grano de arena de Wislawa Szymborska: «Lo llamamos grano de arena./ Pero él no se llama a sí mismo ni grano ni arena./ Prescindiremos del nombre/ general, individual,/ inestable, estable,/ incorrecto o correcto».

Antonella en el bosque me parece aquel granito de arena, inmóvil, delante de su padre que la pinta, mientras los árboles les acompañan con su abrazo mudo, taciturnos como la gran muñeca que se halla a sus pies, correlativo objetivo de una atmósfera estática, perfecta e irrepetible, esparcidora de luz con sabor metafísico. Se contrapone al Retrato en la piscina de la hermana mayor, Daniela: concentrada o con la mirada fija en el agua que emana estupor azul en un entorno geométrico y mental. En ambas se advierte el absorto compartir del tiempo presente, ensimismadas pero no dispersas, con la acción del momento: divididas para buscar los senderos que se pierden así como los reflejos que iluminarán, unidas por los claros que en la espesura pictórica se abren, pozos de claridad y de paz.

Por un pequeño tramo de escaleras se accede a la última planta de la casa, allí donde Dao (Daniel Aguirre-Aceval) ha montado su luminoso taller. A pocos pasos de distancia he vislumbrado dos cigüeñasuna, incubando en el amplio nido; la otra, a la vanguardia- y en todo momento oigo el eco rítmico que sale de sus picos. Alcalá de Henares apenas se vislumbra desde las amplias ventanas del tejado que atraviesan el aire. Los pocos cuadros apoyados en la pared principal son el lento, perentorio y meticuloso tributo a la pintura. Dao los muestra con una especie de sutil embarazo, que sabe a tibieza doméstica… y a programa ambicioso. De vez en cuando se gira en busca de atención para continuar explicando. Tantas veces, en mi insensata profesión –más por confidencias que por comentarios- he advertido el peso de las palabras, la imposibilidad de expresar con sincera adhesión el misterio del arte, esa especie de plegaria recogida que algunos pintores recitan en honor a la existencia. Me doy cuenta, molesto, de mi incapacidad en el mismo umbral del estudio, ante De padre y espíritu, el taller de Martín, obsequio a un amigo y tabla de grandes vacíos resplandecientes, en donde el espacio acumula infinitos espacios pintados… Hasta en los trabajos más oscuros, pasivos de una sombría búsqueda melancólica de lo vivido, el componente principal es la atmósfera enrarecida, como en suspensión, cuyo significado le viene conferido por el gesto humano. Dao pone entre paréntesis el mundo, de hecho más para preservarlo que para representarlo, con el gesto apartado de un monje llamado a su magisterio, pero no sólo por esto, porque el claustro de su ermita mesura un completo universo afectivo y espiritual, en el que cada uno de los factores encaja con el destino común. Mario Luzi, comentando el Vía Crucis, hizo proferir a Cristo: «Cuán solo está el hombre. ¡Cómo puede ser! Tú estás en todas partes».

Se podría decir que toda la actividad artística de Dao destila vida doméstica, familiar, alrededor de un brasero y al lado de una mujer a la que amar; pero la vida doméstica, la vida pública del artista, la vida monástica de un hombre que pinta en su propio estudio y que dialoga con la divinidad y con su más íntimo rincón secreto son una unidad indisoluble: unidad sin solipsismo. En sus nuevos trabajos retornan las atmósferas exclusivas de esta relación, y no únicamente en los retratos de su mujer y de sus hijas, sino también en aquellos en los que éstas están ausentes. La luz serena de los espacios comunes, la valentía de encontrar la realidad sin renuncias son los elementos que fundamentan una estética de la cotidianeidad que sin embargo se escapa de la crónica de la emoción pasajera. Las estancias de la casa de Chinchón, y hasta la de Madrid, que se extiende en el fondo del cuadro Hombre sentado (Montalvo), son fragmentos de la relación entre verdad real y verdad percibida, en la que el pintor intenta ofrecernos su idea personal del mundo. Quizás hasta su sueño del sueño; quién sabe si los personajes que retrata no son como aquel tal Au- gusto Pérez de la novela de Miguel Unamuno, Niebla, a quien el autor creía haberle dado la vida para poder darle muerte, contra lo que él, justamente, en el fondo protestaba… Sin embargo es justo la capacidad de reinventar la realidad la que ofrece constantemente esperanza, el espiral a través del cual filtra la luna y las estrellas en la oscuridad fangosa de nuestras estancias cerradas. Y por otra parte, Dao no es un pintor realista, sino un pintor de luz. Aquella luz que desde el mismo centro de las peores tinieblas emerge para iluminar los arduos pasos de la vida.

 


Flavio Arensi (Milan, 1975) es crítico de arte y periodista. Dirige el espacio expositivo de la ciudad de Legagno, donde en 2003 ha organizado muestras de importantes artistas italianos y extranjeros. Además colabora con numerosas instituciones públicas y privadas para las cuales realiza la curatoría de importantes exposiciones. Es autor de ensayos y monografías publicadas por las más importantes casas editoriales de Italia.

DAO

por Martin Soria

Dao (Daniel Aguirre-Aceval) ha sido uno de esos solitarios que proponen la realidad de la vida, vista desde la perspectiva de lo que esa misma vida representa y no desde una postura crítica o cronista. Su trabajo muestra un delicado sentido reflexivo, y una depurada maestría en el dominio de los procedimientos que ejecuta con tanto cuidado.

Desde temprana edad Dao ya se planteaba la investigación de las constantes, tanto en el oficio, como en la naturaleza humana. Esta preocupación por recorrer en paralelo la investigación de estos dos mundos, el de la materia y el del espíritu, el de lo moral y el de lo estético fueron proporcionándole los recursos necesarios para complementar la realidad existencial del ser profesional.

Artista explorador de riesgos subcutáneos, mantiene una postura incisiva en sus apreciaciones, y quizá lo más indicado para describirlo se desprenda de esta tensión propia de quien espera superarse.

Leer más

Su temática es consecuente con la realidad de su entorno, un contexto com partido que desprende los significa- dos propios de una naturaleza en absoluta oposición a lo superfluo. Su cuadro del taller en el que su hija irrumpe en la privacidad de un espacio, entre el calor de una estufa eléctrica y la mesa que sostiene los materiales de producción, pareciera darnos a entender la importancia de lo humano por sobre lo cotidiano de una realidad in- trascendente; y “Antonella en el bosque”, entre pinares sólidos, pero sometidos a la voluntad humana que desde su propia infancia los supera en interés, ensamblan paisajes subyugados por el espacio permanente que parece detenerlos en ese único momento de ser observados.

La importancia de su proposición es la búsqueda de esa fusión entre lo personal y lo universal, entre lo actual y lo trascendente. Pero estas cosas no se dan por casualidad, la reflexión profunda tiene sus orígenes, es algo aprendido, es el despertar en la conciencia de este ser que protegido por la asertividad de un sentido común extraordinario, esfuerzo, determinación y reflexión, habilidades que han colaborado en la realización de estas sorpresas expresivas.
Su reducida paleta humildemente se somete a obedecer las funciones expresivas de la imagen, transformando el ideario del creador en estructuras, tonos y matices, regulados por el ordenamiento cromático exigido. Priorizan- do en cada obra la matización de superficies y ajustando los valores tonales al requerimiento de la iluminación, Dao nos muestra la generosidad de una técnica que en su conjunto expone la entereza de su oficio.

No es extraño descubrir tras estos cuadros la firmeza de una determinación fundamentada en el deseo de superarse, ni se esconden al espectador las rectificaciones e insistencias contenidas en su labor. Caer para levantarse, errar para aprender, sufrir para curarse. Esta dupla del constante dar y recibir lo necesario para crecer está latente en su trabajo, en ese trabajo que pretende satisfacer las necesidades de lo supremo, de lo excelente y de lo que aporta el despertar de un interés constructivo.

La importancia de esta muestra se desprende del saber que aún sigue latente la esperanza en algo nuevo, en algo que se busca con ahínco y que pocos manifiestan, no porque no puedan hacerlo, tal vez por razones que jamás entenderemos, pero que sigue siendo necesario realizar. Ese esperar que aparezca la obra contenedora de los más altos valores temáticos, compositivos y cromáticos, con la realización de un oficio depurado, que satisfaga a las necesidades máximas, que se ajuste al interés y que cumpla con la voluntad intrínseca del arte. Dao nos aproxima con su trabajo a esa esperanza y este es sin lugar a dudas un gran logro.

 


Martín Soria (Madrid, 1955) investiga las razones constantes que se desprenden de la práctica del arte. Descubre los procesos y estructuras de construcción artística y nos introduce en la investigación y estudio de la naturaleza creativa desde la perspectiva del análisis y comprensión de los valores absolutos que son constantes siempre y en todo acto creativo.

Inauguración Exposición en Galería Marlborough AMS. Santiago de Chile, 2008



Click en las imágenes para ampliar

Exposiciones Colectivas
Slider

2007 | Im Licht der Wirklichkeit - Zeitgenössischer Realismus in Spanien, Alemania

En la Luz de la Realidad: Realismo Contemporáneo en España

“Por primera vez en Alemania desde hace más de un cuarto de siglo (en la parte oriental del país) con esta completa exposición, comenzó el intento de presentar en público una de las principales exposiciones del realismo contemporáneo en España, mediante más de 80 obras seleccionadas de las dos últimas décadas. Fueron presentadas exclusivamente pinturas y un selecto grupo de dibujos de un conjunto de 19 artistas de tres generaciones, de Madrid (con la inclusión de Chinchón) y Barcelona, como los dos centros más importantes hoy en día donde se considera que se encuentran los focos del realismo español. Los trabajos individuales completan el grupo de maestros que encarna tal vez la más importante escuela de pintores realistas de Europa, una escuela que se considera mientras tanto como histórica: El realismo español contemporáneo…”

— Michael Nunguesser

En la Luz de la Realidad: Realismo Contemporáneo en España

Amalia Avia, Cristian Avilés, Daniel Aguirre-Aceval, Alejandro Decinti, Carlos Díaz, César Galicia, Clara Gangutia, Jesús Ibáñez, Antonio López, Luis Marsans, María Moreno, Pedro Moreno Meyerhoff, Guillermo Muñoz, Alejandro Quincoces, Isabel Quintanilla, Josep Roca-Sastre. Importante exposición en Alemania con los pintores famosos de España.

Editorial: Panorama Museum
Lengua: Alemán
Encuadernación: Tapa blanda
Año edición: 2007
Lugar: Alemania
www.panorama-museum.de

Daniel Aguirre-Aceval Osorio, quien se hace llamar Dao como artista, nació el 31 de diciembre de 1973 en Santiago de Chile. A partir de 1979 ingresó al Colegio San Ignacio, al que también había asistido el célebre pintor realista Claudio Bravo. Los padres jesuitas del colegio lo introdujeron a su trabajo y en 1988 adquirió sus primeros conocimientos de pintura al pastel de manos de Ricardo Maffei, discípulo de Bravo. Dao estudió en 1991 en la Escuela de Arquitectura de la Pontificia Universidad Católica de Chile, trabajó en 1992 en el taller de Andrés Baldwin con técnicas de dibujo y especialmente pastel y desde 1996 pasó tres años en Santiago de Chile en la academia de arte del pintor español Martín Soria, él mismo fue alumno del célebre pintor y fundador del nuevo realismo español, Antonio López García. Allí también adquirió su primera experiencia docente en cursos de Morfología de la anatomía humana y Técnicas, materiales y procesos pictóricos. Con becas de posgrado de la Agencia Española de Cooperación Internacional y el Instituto do Cooperación Iberoamericana, continuó sus estudios de 1999 a 2001 en los talleres de la Fundación de Arte y Autores Contemporáneos (ARAUCO) en Chinchón. De 2002 a 2005 fue el profesor asistente de Guillermo Muñoz Vera en la academia de esta fundación y participó en la organización de varias exposiciones de ARAUCO. Daniel Aguirre-Aceval vive y trabaja en Alcalá de Henares, cerca de Madrid.

Las pinturas de Dao se relacionan principalmente con la vida doméstica cotidiana, que a menudo se muestra en una combinación de naturaleza muerta e interior. La decoración de una habitación, muebles y objetos transmiten una atmósfera íntima y también suelen tener un carácter simbólico subliminal. De vez en cuando aparecen personas de la familia o del propio artista, en ocasiones como reflejo del espejo o de la ventana. Dao también crea dibujos de grafito y carboncillo, así como esculturas de bronce.

Dao expuso en 1993 en la Galería de Arte Jorge Carroza López de Santiago de Chile y en 2003 en la Galleria Marieschi de Milán. En 2007 tendrá una exposición individual en Galería A.M.S. Marlborough en Santiago de Chile. Dao participó en numerosas exposiciones colectivas, por ejemplo en 1994 como el participante más joven en “Realisrmos en la pintura chilena” en el Instituto Cultural do Providencia en Santiago de Chile, seguido en 2000 por “Muñoz Vera. Cinco miradas realistas y un punto de encuentro ”en la Galería Ansorena de Madrid, 2002 “Muñoz Vera e la Scuola di Chinchón” y 2003-05 las tres exposiciones “Tetralogia della natura” (Acqua / Fuoco / Terra), que tuvieron lugar en la Galleria Marieschi de Milán, y 2003 “Muñoz Vera y la Escuela de Chinchón . El paradigma constructivista” en la Galería de Arte Kur de San Sebastián.

Las obras de Dao se pueden encontrar en el Museo de Artes Visuales de Santiago de Chile, entre otros.

Algunas portadas de otros catálogos de exposiciones colectivas en que he participado

Muñoz Vera: Cinco Miradas Realistas y un Punto de Encuentro

Galería Ansorena en Madrid, España..
2000

67 salón de otoño 2000

Catálogo de obras seleccionadas y premiadas
2000

Muñoz Vera e la Scuola di Chinchón

Galleria Marieschi. Milán, Italia.
2002

“Tetralogia della Natura: Acqua

Galería Marieschi, Milán, Italia.
2003

Becarios y ex becarios de la Escuela de Chinchón

Chinchón.
2004

hispanidad

realismo spagnolo
2005

Im Licht der Wirklichkeit - Zeitgenössischer Realismus in Spanien

Panorama Museum
Bad Frakenhausen

2007

Figurativas 11

6º Concurso de pintura y escultura
Fundació de les Arts i els Artistes
2011